Programa en español e italiano de la Apertura del Año Jubilar de la .

Comments ()
Miércoles, 06 Diciembre 2017 00:00

Jubileo Mercedario - Mensaje del Santo Padre

En adjunto el saludo del papa Francisco en el Año Jubilar de la Merced.

Comments ()

 

Con Cristo Redentor, María de la Merced y san Pedro Nolasco en fraternidad y servicio.

 

Prot. 40/2017

 

FELICES FIESTAS 

DE LA FUNDACIÓN DE LA ORDEN

 

PP.  Provinciales, Religiosos de la Orden y Familia Mercedaria.

Presente.-

  

Estimados hermanos y familia mercedaria:

 

Desde estas tierras cubanas, visitando las comunidades de La Habana y Camagüey van mis saludos para todos ustedes en este día de la Fundación de nuestra Orden de la Merced. Día especial, histórico y de compromiso liberador al recordar la figura de nuestro fundador san Pedro Nolasco, quien inició la obra redentora mercedaria el 10 de agosto de 1218, en Barcelona, España.

 

Con alegría y expresiones de fraterna hospitalidad les comparto que en días anteriores pude vivir los actos culturales-celebrativos clausurando los 400 Años de la erección canónica de la Provincia Mercedaria de México; así mismo la visita canónica a las comunidades que integran la Vicaría de Honduras, situadas en las zonas de Comayagua, La Paz, san Matías y Tegucigalpa han marcado en mi itinerario de visitas una serie de momentos agradables al compartir el carisma y la espiritualidad entre los frailes y el pueblo de Dios. Expreso también mi acción de gracias a Dios al celebrar la eucaristía el día 2 de agosto, en Valle de Santiago, presidiendo la ceremonia de ingreso y profesión de los novicios mexicanos. Por estos y otros momentos de fraternidad digo gracias a todos los religiosos por la disponibilidad y el servicio que realizan cada día en torno a sus comunidades de evangelización, tan comprometidas con los privados de libertad y de aquellos que se encuentran en zonas urbanas y rurales luchando contra la pobreza material y espiritual.

 

Entre estas experiencias de vida comunitaria, agradezco a todos los religiosos, religiosas y laicos que me hicieron llegar sus saludos, el día 6, domingo de la Transfiguración, recordando mis 22 años de mi Ordenación sacerdotal. El mismo día, celebramos en la Parroquia mercedaria de Jesús del Monte, en la Habana-Cuba, el sacramento de la Confirmación de algunos fieles, presidido por el Arzobispo de la ciudad, Monseñor Juan de la Caridad Rodríguez. De esta manera, nuestro sector parroquial se vistió de gala con un momento cultural de arte lírico cubano.

 

Felicidades en este día de la Fundación de la Orden, que sea un verdadero encuentro con los hermanos, donde renovemos los votos religiosos y sigamos comprometiéndonos a ser signos visibles de Dios en la tierra. Estoy seguro que siendo aún buenas semillas para la siembra seguiremos siendo referentes para los cautivos de hoy. Que la cercanía de los 800 años de vida institucional que celebraremos durante el año 2018 sea un motivo de preparación para difundir nuestro ser y quehacer mercedario en el mundo.

 

Les participo que la Curia General en coordinación con la Provincia Romana estamos consolidando los Actos de Apertura del Jubileo Mercedario, que se iniciará en la ciudad de Roma, tal como lo habíamos previsto con la Comisión preparatoria del Jubileo desde el año 2011 en adelante. Para ello, durante el día 16 de enero, está previsto un Acto cultural con la participación del Cardenal Gianfranco Ravassi, y el día 17 celebraremos en el Altar de la Cátedra, de la Basílica de san Pedro, la eucaristía presidida por el Cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga. De esta manera, iniciaremos los actos celebrativos del Jubileo La Merced: 800 Años, que después se unirán a los esfuerzos de las Provincias para celebrar diversos actos conmemorativos, como el 10 de agosto, día fundacional de la Orden; así como las fiestas de setiembre en Barcelona, promovidos por la Provincia Mercedaria de Aragón, España, y las actividades de Clausura, que viene preparando la Provincia del Perú, para el día de 17 de enero del 2019.

 

Unidos en la oración y el compromiso misionero mercedario me despido de todos ustedes con un abrazo de fraternidad y servicio.

 

Camagüey, 10 de agosto del 2017, a los 799 años de la Fundación de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced.

 

 

P. Fr. Juan Carlos Saavedra Lucho, O. de M.

 

Maestro general

Comments ()

 Con Cristo Redentor, María de la Merced y san Pedro Nolasco en fraternidad y servicio. 

 

Prot. 38/2017 

 

SANTÍSIMO REDENTOR, CRISTO DE LA MISERICORDIA

 

 

PP.  Superiores Provinciales, Religiosos de la Orden y Familia Mercedaria.

 

Presente.-

 

Estimados hermanos en el Señor, ¡felicidades en este día del Santísimo Redentor!

 

Motivados por la pronta celebración del Jubileo “La Merced: 800 Años”, recordemos que a modo de preparación espiritual hemos desarrollado el trienio de celebraciones prejubilares, por tal motivo, el 2015 celebramos el Año de san Pedro Nolasco, el 2016 fue dedicado a María de la Merced, nuestra Madre, y este año seguimos concentrando esfuerzos para comprender y difundir lafigura de Cristo Redentor.

 

En este domingo, día del Señor, celebramos al Dios de la Vida y de nuestra historia, quien continúa visitando y redimiendo a nuestro pueblo. Qué alegría saludarlos, al reconocer que el Santísimo Redentor es el Señor de la gloria y el verdadero Maestro que nos educa, enseña y ayuda a comprender las cosas de Dios en nuestra vida cotidiana. Así pues, Cristo se auto comunica con nosotros a través de su Palabra que es camino, verdad y vida hecha eucaristía y redención.

 

Como anotaba en la circular anterior, el tiempo va pasando rápido y vemos que se acorta el tiempo para la puesta en marcha de las celebraciones del Jubileo 2018, que ya se avecinan. Por esta razón, los invito a ser luces en el espíritu para irradiar merced en todos los lugares donde nos encontramos evangelizando y animando al pueblo de Dios para celebrar los ocho siglos de vida fundacional en la Iglesia y en nuestra querida Orden de la Merced.

 

Vivamos con intensidad este tiempo de Vísperas hacia la ceremonia jubilar, que el próximo año sea un hito en nuestra historia orando juntos, trabajando por el reino de los cielos y redimiendo a los cautivos de nuestros tiempos. Que Cristo Redentor, el Señor de la Pascua, sea siempre el modelo de la belleza divina encarnada por amor en el sacrificio de la cruz.

 

Pidamos al Santísimo Redentor que nos acompañe entre peligros y ansiedades, para que el don de su ternura sea la infinita expresión de la misericordiosa convertida en moneda de rescate para los destinatarios de nuestro carisma.

 

Concluyo esta misiva, saludando a los hermanos de la Provincia de México quienes desde el día 10 al 14 del presente mes celebran la clausura de los 400 Años de la erección canónica de la Provincia; así mismo a los religiosos de la Provincia Mercedaria del Brasil quienes en este día defiesta inauguran el Centro social don Inocencio López Santamaría, en Salvador-Bahía, que estará al servicio de los pobres en estos tiempos nuevos.

 

Haciendo eco de estas iniciativas eclesiales, como dice la oración sobre las ofrendas en el formulario litúrgico de este día, que: Sea grata a tus ojos, Señor; la ofrenda que la Iglesia te presenta llena de alegría, a ti que has querido que tu Hijo unigénito se inmolara como cordero inocente por la salvación del mundo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

En fraternidad y servicio, ¡Dios los bendiga siempre!

 

Roma, 9 de julio del año del Señor 2017, a los 799 años de la Fundación de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced. 

 

 

P. Fr. Juan Carlos Saavedra Lucho, O. de M. 

 

Maestro general

Comments ()

MENSAJE DE LA COMISIÓN 2018

A LA FAMILIA MERCEDARIA

 

CONVENTO DE NUESTRA SEÑORA DE BONARIA

CAGLIARI (ITALIA)

DEL 13 AL 17 DE MARZO DE 2017,

A 10 MESES DE INICIAR EL AÑO JUBILAR MERCEDARIO

 

Nos hemos encontrado en el Tabor de María. Porque sí, Bonaria es el Tabor de nuestra Madre.

Naturalmente, el centro es Cristo, el Cristo Redentor, pero en forma de niño risueño, que redime con la ternura desde las manos de una Madre candorosa, sencilla, hecha para acoger y ofrecer. Ganar corazones y brindar.

María llegó al abordaje. Sorteando las olas, en busca de la casa de sus hijos mercedarios. Y a la verdad que ésta es una casa de Merced. Porque a Ella, a la Madre, la rodean una corte innumerable de santos, beatos y venerables. Ahí están, naturalmente, el Patriarca, san Pedro Nolasco y el venerable Pedro Nolasco Sardo, santa María de Cervelló y santa Colagia, cruentos mártires como san Serapio y el venerable Tomás Vives, santos de antes y de ahora cual Juan Gilabert Jofré y Antonino Pisano. Toda la gloria del Tabor.

En ese ambiente de Tabor nos ha sido fácil trabajar. Porque en la cumbre de los 800 años, el panorama es pasmoso. ¡Qué labor tan maravillosa y heroica la redención de cautivos! Es asombroso, porque Pedro Nolasco hizo despertar a la Iglesia en un drama que no hería: los miles y miles de cristianos esclavizados, ultrajados, inexorablemente abocados a la apostasía. Eso asombró a la Iglesia universal y colocó a la Merced como la institución más eximia, pues que llevaba al extremo la caridad, dar la vida por amigos y enemigos. Desde 1203 hasta 1779 estuvo absolutamente entregada. ¿Cuántos fueron los cautivos redimidos? ¡Qué más da, cuantos se pudo! ¡No murieron muchos, pero cientos fueron martirizados! ¡La Iglesia no vio jamás tan extrema caridad!

¿Y la evangelización de América? Primeros en llegar, afanosos en cristianizar, empeñados en generar cultura y progreso, entusiastas en arriesgar la vida. Plantaron centenares de cruces, dulcificaron las culturas con la sonrisa de María, constituyeron doctrinas y pueblos urbanizados y aventajados.

¿Y la vitalidad aportada por la mujer en la Merced? Desde María de Cervelló, las beatas en torno a los conventos, siempre dispuestas a colaborar en la redención, o en lo que se les encomendara; desde los años 1500 en los rigurosos monasterios de clausura; en el siglo diecinueve con la exuberante germinación de institutos, brotes pujantes del vigoroso Olivo de Nolasco.

Con gozo ponemos en las manos de los religiosos, religiosas y laicos de nuestra Orden las ilusiones y el trabajo que hemos realizado. A lo largo de estos años somos conscientes del uso que se ha hecho por parte de comunidades, religiosos, parroquias y colegios. ¡Cuántas celebraciones, cuantas reflexiones compartidas, cuanta vida en estos años! Por eso, al enviaros este mensaje sabemos que lo acogeréis con la misma alegría que otros años. Ahora va el saludo. Mas adelante, los textos, subsidios y reflexiones para acompañar el Año Jubilar Mercedario.

Todo esto se lo hemos presentado a nuestra Madre, y hemos sentido que se ha alegrado. Y el barquito que juega sobre ella se ha mecido. Hoy la Iglesia, más que nunca, nos sigue invitando a ir mar adentro, en busca de nuestros hermanos que se encuentran cautivos en los cinco continentes, cautivos por la ignorancia, por la pobreza extrema, encerrados en las cárceles injustamente, en los antros de la trata de personas, de los dependientes químicos, entre tantas esclavitudes que son peores que en los tiempos de nuestros inicios.

Los 800 años de regocijo por el aniversario de nuestra fundación no pretenden ser un zenit para la familia mercedaria, sino que estas celebraciones nos invitan a dar un gran impulso a nuestro carisma redentor, a depositar nuestra confianza en las manos de Dios, a cruzar nuevas fronteras, ser portadores de la globalización de la libertad de los hijos de Dios. 

 

Cagliari, 17 de marzo de 2017

 

Compatimos en adjunto la crónica de la reunión de la Comisión 2018

Comments ()
Martes, 17 Enero 2017 00:00

2017: Año de Cristo Redentor

AÑO DE CRISTO REDENTOR

2017 

MENSAJE A LA FAMILIA MERCEDARIA

 

A toda la Familia Mercedaria:

 

Con gran alegría y entusiasmo nos hemos reunido como Comisión preparatoria del Octavo Centenario de la Orden de la Merced, desde la Vicaría de Centroamérica que desde 1535 ha estado presente en estas hermosas tierras.

 

Nos ha convocado san Pedro Nolasco, recordándonos que no hay amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Nuestro Fundador nos recuerda las palabras de Cristo quien nos señaló que no sólo hemos de amar a los amigos, sino a los innominados y hasta a los enemigos. El mercedario no tiene límite de personas, ni de lugar, ni de intensidad. Amar a todo ser humano, con todo y hasta la muerte.

 

Ahí están los cientos y cientos de redentores, rompedores de cadenas, de sesenta, ochenta, cien mil cautivos, visitadores y esperanzadores de millones de esclavizados. Lo dieron todo, sin regateo, sufrieron pánicos, maltratos, humillaciones, muertes. Pero lo maravilloso es que detrás de aquellos estaba toda la Orden, compacta, en la misma acción, empeñando todo su patrimonio, sus templos, los conventos más cualificados, los propios hábitos de los frailes. San Serapio, san Pedro Armengol, santa María de Cervellón, san Ramón Nonato, san Pedro Pascual y otros más.

 

Ahí está la gran pléyade de misioneros en América, siempre en los lugares de más riesgo, en las doctrinas más pobres, con enormes dificultades: Juan Infante, Jorge de Sevilla, Bartolomé de Olmedo, Francisco de Bobadilla, Antonio Correa, etcétera, quienes a lo largo de muchos años y siglos contribuyeron a la formación histórica, cultural, moral y cristiana de las naciones que hoy constituyen la gran Familia Mercedaria en América. Nos unimos espiritualmente a ellos, nuestros padres en la fe, y en la misión. Hoy los mercedarios continuamos en esta tarea. Son otros los inconvenientes, son otros los desafíos, otros los riesgos ¡Aquí estamos Señor!

 

Y volvemos a repetir como lo hicimos en nuestra profesión evangélica: …me incorporo libre y voluntariamente a esta familia religiosa para vivir la fraternidad comunitaria y, a ejemplo de nuestro Padre y fundador san Pedro Nolasco, alcanzar con la gracia del Señor y la ayuda de nuestra Madre de la Merced la perfección del amor generoso y el fiel cumplimiento de la misión redentora de la Orden…(COM 112).

 

Recordamos las palabras del Papa Francisco, en el discurso en ocasión del último Capítulo General 2016: La verdadera vida de la Orden debe buscarse en el constante esfuerzo por adecuarse y renovarse, a fin de poder dar una respuesta generosa a las necesidades reales del mundo y de la Iglesia, siendo fieles al patrimonio perenne del que son depositarios.

 

Al escucharnos en estos días y comprobar que en todas nuestras provincias nos preparamos con mucho entusiasmo para estas fiestas, nos llena de esperanza el futuro y en especial la celebración de nuestro Jubileo, que será una gran oportunidad para crecer en nuestra entrega redentora en cada una de las realidades donde estamos como familia mercedaria a lo largo de innumerables países donde la Merced se hace presente con su mensaje liberador.

 

Junto con ello, hemos elaborado sugerencias de tipo: religioso, cultural y social para las celebraciones jubilares del año 2018, en los tres lugares que serán centros neurálgicos de nuestras celebraciones: Italia, España y Perú, los cuales presentamos al Maestro General y al Consejo de Provinciales que se reunirán próximamente en el mes de octubre en la ciudad de Barcelona, para su correspondiente discernimiento.

 

Nos unimos a tantos laicos y laicas que abrazan nuestro carisma con profunda devoción mercedaria y que hacen presente nuestra espiritualidad en las realidades más diversas esparcidas por el mundo.

 

Ya casi en la cumbre san Pedro Nolasco y nuestra Madre de la Merced nos llevan el próximo año a Cristo, el Redentor, que nosotros contemplamos victorioso, superando a la muerte, cumpliendo la redención, ganando la libertad para el mundo. Retándonos a continuar con el anuncio liberador.

 

Dentro de este itinerario jubilar, los queremos invitar a centrar la mirada en Cristo Redentor, como lo hizo san Pedro Nolasco ya casi ochocientos años. En Él encontró el modelo de lo que sería todo mercedario: Los mercedarios tenemos como maestro y modelo a Cristo Redentor que con su muerte nos ha liberado de toda esclavitud y estamos dispuestos a seguirlo sacrificando hasta la propia vida en el ejercicio del ministerio redentor (COM 6).

 

Encomendamos  a  María  nuestra  Madre  de  la  Merced,  este  nuevo  año  de preparación para nuestro Jubileo. Ella como buena Madre nos muestra a su Hijo, Cristo Redentor, Maestro y modelo de toda nuestra familia mercedaria.

 

En el convento y seminario “San Pedro Nolasco”, Guatemala a 22 de julio del 2016. Año de Nuestra Madre de la Merced.

 

Comisión Preparatoria 

del Jubileo Mercedario 2018

 

En la sección Archivos Mercedarios encontrarán materiales, reflexiones, subsidios para imprimir.

Comments ()
Página 1 de 8