Familia Mercedaria:

 

Cada día estamos más cerca de la celebración jubilar de los ochocientos años del carisma de la Merced en la Iglesia y el mundo. En esta ocasión los trabajos de la Comisión han estado empapados por la gracia de la inminente beatificación de diecinueve mártires hermanos nuestros. En ellos nos miramos, pues son ejemplo de entrega redentora y de fortaleza en la fe en duros momentos, y a ellos les encomendamos nuestra vida y nuestros trabajos.

           

En este camino jubilar hacia el 2018, la Comisión se ha reunido en Roma, en la Curia General, los días 8 al 10 de octubre, para elegir la Oración jubilar. Al final, de las aportaciones recibidas se compondrá dicha oración dentro de los parámetros propios y más adecuados en forma, fondo y extensión. Queremos que esta oración nos sirva para prepararnos a esta fiesta jubilar juntos en oración, con María, Nuestra Madre de la Merced, y alabar así a Dios nuestro Padre en esta polifonía armónica del olivo de Nolasco. Os animamos y exhortamos a que todos los días y en todas las comunidades mercedarias se ore con ella. Ojalá esta oración se convierta en un eco constante de alabanza y súplica de toda la Familia Mercedaria en este camino jubilar.

           

También, desde esta Comisión, os invitamos a la participación en el concurso del Himno jubilar. Hemos elaborado las bases (próximamente encontrarán publicadas en este sitio web). Os animamos encarecidamente a participar, a compartir y a poner en rendimiento generoso  vuestra mejor creatividad. Gracias a Dios, talentos no nos faltan. Quizás el ingenio, “esa nota escondida en el arpa”, como diría Bécquer, espera la “mano de nieve” del entusiasmo “que sepa arrancarla”. Haced extensible, de igual modo, este entusiasmo de participación y creatividad a todos los jóvenes y a todos aquellos que posean este don artístico.

           

Pensamos que estos signos, el Logo, la Oración jubilar y ahora el nuevo concurso para elegir el Himno del jubileo son unos instrumentos valiosos para unirnos como Merced e identificarnos como Familia gozosa que celebra, en renovada entrega, su misión redentora en nuestra Iglesia y nuestra sociedad.

           

Con especial devoción y gozo imploramos la protección de la Familia Mercedaria a estos nuevos beatos mártires mercedarios. Que ellos sean un estímulo para renovar nuestra consagración y se conviertan en la tan deseada y suplicada semilla vocacional mercedaria. Nos felicitamos todos por este feliz acontecimiento.

           

Bajo el amparo de Nuestra Madre de la Merced y la presencia constante de san Pedro Nolasco entre los cautivos, os deseamos un fructuoso adviento y unas gozosas fiestas del nacimiento de Nuestro Redentor.

 

 

La Comisión Preparatoria para el Jubileo 2018.

Ver todas las actividades relacionadas el Jubileo de La Merced 2018

Comments ()
Martes, 15 Octubre 2013 11:19

Beatificación 19 mártires mercedarios

“Mi vida por tu libertad”
Obje: Beatificación de P. Fr. Mariano Alcalá Pérez
y 18 compañeros mártires


Prot. PG006-2013



A TODA LA FAMILIA MERCEDARIA

Muy apreciados hermanos y hermanas en la Merced de los cautivos, les envío un cordial saludo. Nos encontramos a pocas horas de la Beatificación del P. Fr. Mariano Alcalá Pérez y 18 compañeros, mártires en la persecución religiosa - España 1936 -1937. 



Versa el Decreto de la Congregación para la Causa de los Santos: Los siervos de Dios que, durante la cruel persecución religiosa en España, los años 1936 - 1937, soportaron, por amor a Cristo, peligros, tormentos e injustas condenas hasta el derramamiento de la sangre, menospreciaron todas las dificultades, dieron testimonio de Jesucristo y de la Iglesia por la vida y por la muerte. En este ambiente de persecución religiosa salieron al encuentro con la muerte el padre Mariano y sus compañeros, religiosos de la Orden de Santa María de la Merced de la Redención de los cautivos, de la Provincia de Aragón, en España"(Decreto Congregación para la causa de los Santos- 19 dic. 2011). Con estas sencillas palabras se subraya la pasión por Cristo, por la Iglesia y por la humanidad con que nuestros hermanos de hábito perpetuaron la memoria de la Merced en tiempos de persecución y se dejaron coronar con la corona del martirio al ofrecer cruentamente la vida confesando al Redentor. 



La Merced es escuela de santidad y lugar de servicio y comunión en los márgenes de la humanidad esclavizada hoy, aquí y ahora. El luminoso testimonio de tantos hermanos y hermanas lo ratifica y nos provoca a nuevas respuestas con talante martirial donde la fe de los Hijos de Dios está amenazada. Todos y todas estamos llamados a confesar con pasión y radicalidad la fe de nuestros padres desde el estilo y el estado de vida al que fuimos llamados en la Iglesia. Nada ni nadie puede amordazar nuestra respuesta, purificada en el discernimiento que culmina en la ofrenda total a Jesús por los hermanos más pequeños.



Que los nuevos BEATOS MERCEDARIOS junto a Nuestra Madre de la Merced nos sigan bendiciendo y alentando a mayores entregas entre los nuevos crucificados de la historia. En Roma a 12 días del mes de octubre de 2013, a 796 años de nuestra fundación. 



Fr. Pablo Bernardo Ordoñe, O. de M.
Maestro General

 

Todos los videos de una jornada memorable

http://www.beatificacion2013.com/index.php/sala-de-prensa/com-rsfirewall-updates/videos

Comments ()

10 de Octubre de 2013

A toda la Familia Mercedaria de religiosos, religiosas y laicos:

Convocados por el Maestro General de la Orden de la Merced, P. Fr. Pablo Bernardo Ordoñe, se ha reunido del 3 al 9 de octubre de 2013 en la Curia General (Roma) el Equipo de Reflexión de la Merced (Pro Redemptione), constituido por fr. Fernando Ramos (Provincia de México), fr. Ponç Capell (Provincia de Aragón), fr. Sergio Navarro (Provincia de Argentina), fr. Damase Masabo (Consejero General), y lamentamos la justificada ausencia de fr. John Londerry (Provincia de Brasil). Se ha incorporado al Equipo de Reflexión la hna. Filomena Hirota (Coordinadora General de la Hermanas Mercedarias Misioneras de Bérriz), ampliando así la comunión de diálogo para bien de toda la familia mercedaria, religiosos, religiosas y laicos.

 

Comenzamos haciendo memoria del camino recorrido desde nuestra primera reunión del año pasado, releyendo nuestras actas, revisando nuestro estatuto interno, y poniendo al día nuestra planificación del Equipo. Evaluamos que, aunque no hemos podido reunirnos dos veces en el año, nos hemos comunicado para dar algunos pasos concretos, sobre todo con el proyecto de Observatorio de la Cautividad.

 

En un ameno clima fraterno, ahora sororal, hemos compartido nuestra visión de los desafíos del mundo contemporáneo a la vida y misión redentora, en vistas al diseño del Observatorio. Los complejos procesos de globalización generan situaciones opresoras y degradantes para miles y millones de personas en peligro de perder su dignidad humana. Los niños, niñas y adolescentes en riesgo, las personas privadas de libertad o perseguidos por su fe, las víctimas de tráfico y trata de personas y el cambio climático han sido motivos de nuestra observación, reflexión y discernimiento. Sabemos que este proceso de globalización es también una oportunidad de diálogo intercultural, de reconocimiento de nuestras identidades y diferencias, de valoración del otro/otra como riqueza en su diversidad. La tecnociencia ha generado nuevas formas de poder, opresión y cautividad, pero también posibilita novedosas formas de comunicación, encuentro y crecimiento en el compromiso mercedario de construir un mundo libre y justo para todos. Es por eso que estamos trabajando sobre un “Observatorio de la cautividad”, un espacio virtual de observación de las nuevas formas de opresión y de discernimiento pastoral de nuestros compromisos y posibles innovaciones, abierto a la participación de toda la familia mercedaria.

 

Hemos tenido espacio de encuentro para compartir una propuesta con la Comisión 2018, sobre la posibilidad de realizar un Congreso Internacional Jubilar como un ámbito para compartir nuestros diversos compromisos pastorales, producciones culturales y talentos artísticos. Otra propuesta compartida, a ser discernida por el  Consejo de Provinciales, es la de realizar un nuevo diagnóstico institucional de la Orden de la Merced (como el realizado hace más de diez años por el Departamento de Investigación Sociológica, DIS) que incluya ahora las voces de toda la familia mercedaria. Entendemos que la celebración del octavo centenario es una oportunidad para hacer memoria agradecida del camino recorrido, pero sobre todo, espacio de encuentro para proyectarnos de nuevo a los desafíos del futuro como familia mercedaria.

 

Por último hemos compartido posibles publicaciones en una Serie Pro Redemptione, destinado a toda la familia mercedaria, abarcando temáticas y títulos de interés diverso como la globalización, la interculturalidad, el voluntariado, los privados de libertad, la fraternidad y sororidad, los vínculos e inclusión. Confiamos en que los procesos de reflexión pastoral y diálogo fraterno se amplíen y nos revitalicen como familia mercedaria.

 

MENSAJE DEL EQUIPO DE REFLEXIÓN EN EL AÑO DE LA FE

 

El Año Santo de la Fe, convocado por el Papa Benedicto XVI con su Carta Apostólica Porta Fidei[1] nos ha permitido reflexionar sobre esta virtud teologal que dinamiza nuestra Vida y Carisma. En sintonía con la Iglesia[2], nuestra reflexión se ha orientado a promover una nueva evangelización que permita superar la actual crisis en la transmisión de la fe[3]. Para ello,  consideramos imprescindible un cada vez más profundo y personal encuentro con el Cristo Resucitado, maestro en el arte de vivir la fe como dinamismo que permite descubrir en los acontecimientos históricos de cada época los signos de los tiempos que permiten actualizar la misión redentora de nuestro carisma. Como la de Nolasco, aspiramos a una fe capaz de cambiar nuestros criterios de vida y de suscitar un compromiso liberador radical que sea, para los hombres y mujeres de nuestros tiempos, una nueva y motivadora experiencia del Dios que un día, en Jesús de Nazaret,  paso haciendo el bien y liberando a la humanidad sus esclavitudes[4]. La Familia Mercedaria del s. XXI quiere seguir anunciando al mundo el kerigma de la salvación. En Jesús, quien sufrió, murió y resucitó por salvarnos, encontramos la verdad liberadora que descubre la dignidad de los excluidos y víctimas de nuestro mundo y suscita la vocación para entregarse en favor de la libertad y fraternidad de los hijos de Dios.

 

Es nuestra tarea seguir descubriendo la complejidad de la sociedad en su conjunto y del hombre y mujer de nuestro momento, con sus grandezas y limitaciones. Sólo desde la comprensión de sus variables antropológicas, psicológicas y sociológicas podremos ofrecer un mensaje significativo y adecuado ellos[5]. La Merced debe seguir siendo, como lo fue en tiempos de Nolasco, un lugar de para la experiencia trascendente de la fraternidad desde los presupuestos de la fe. De este modo, cuantos hacemos vida en la familia mercedaria podremos crecer en la calidad de una fe[6] que debe dar sentido a toda nuestra existencia, hacernos expertos en humanidad y fraternidad y, consecuentemente, llevarnos a una solidaria acción por la promoción y liberación de los cautivos de nuestros días. Como lo fueron para Nolasco, las cautividades actuales son para nosotros la experiencia límite que se convierte en llamada mistagógica[7] capaz de renovar nuestra fe y nuestra disponibilidad al plan salvífico de Dios. Por otra parte, la pastoral redentora y liberadora que obramos en favor de los oprimidos de nuestra sociedad puede ser una experiencia análoga que actualice en los pobres de nuestros tiempos la redención obrada por Cristo en favor de toda la humanidad.

 

Los sentimientos de ineficacia, rutina, inercia, miedo, cansancio, así como las reacciones impulsivas y defensivas frente a los cambios o la falta de motivaciones, pudieran hacernos sentir quemados y desesperanzados; Por ello, valoramos este Año Santo de la Fe como una posibilidad para reencontrarnos con lo esencial: con el Señor Resucitado anunciado por la Iglesia, cercano en la Palabra y liberador en los sacramentos. De este modo, podemos afrontar con optimismo los efectos benéficos de una sociedad secularizada, nos abrimos a la riqueza de un mundo multicultural en el que descubrimos las semillas del Verbo y la acción del Espíritu, sacamos fuerza de nuestra debilidad y asumimos el reto actual de una mayor honestidad y transparencia para toda la Iglesia. Como afirma el Papa Francisco en su Lumen Fidei[8], necesitamos una fe que nos comprometa en la edificación[9] de un mundo más libre, que nos fortaleza en nuestros sufrimientos y de serenidad en las noches de nuestra fe[10]. El Dios que se nos revela en la comunión del Padre, del Hijo y del Espíritu nos motiva a mejorar nuestras relaciones interpersonales, a asumir actitudes de confianza fraterna que permitan la autorevelación del misterio de cada hermano y hermana, y a establecer relaciones afectivas humanizadoras[11] y gratificantes que nos permitan vivir con alegría las exigencias radicales de nuestro carisma.

 

En la fe, queremos ver el mundo con los ojos de Jesús[12], sentir al Espíritu en las novedades de la historia y descubrir al Artífice que nos asombra con la belleza luminosa plasmada en su creación. Queremos seguir, como los mártires del S. XX de la Provincia de Aragón y los de toda nuestra historia de ya casi 800 años de Merced,   dando nuestra vida, con alegría[13], por los cautivos de hoy, ofreciendo nuestra vida por su libertad.

 

Roma, 10 de octubre de 2013.

Equipo de Reflexión Mercedaria Pro Redemptione

 

 



[1] BENEDICTO XVI, Porta Fidei. Carta Apostólica en forma de Motu proprio, Roma, 2011.

[2] Cf. AA.VV., Mensaje al Pueblo de Dios. XIII Asamblea general ordinaria del Sínodo de los Obispos. 7-28 de octubre de 2012. Roma, 2012, 2.

[3] Cf. AA.VV., REUS, M., (ed por), La fe, Dios y Jesucristo. Una propuesta teològica, GS, Grupo Deusto-PPC, Madrid 2011,

28-29.

[4] Cf. Hch 10,38.

[5] Cf. AA.VV., REUS, M., (ed por), La fe, Dios y Jesucristo, 23-25.

[6] Cf. MARTÍNEZ, F., Al Servicio de la fe. La misión de la Iglesia en tiempos de crisis, Frontera, San Pablo, Madrid 2012, 78ss.

[7] Cf. SANNA, I., Karl Rahner, Teólogos del s. XX, San Pablo, Madrid 2006,53ss.

[8] FRANCISCO, Lumen Fidei. Carta Encíclica sobre la Fe, Roma 2013.

[9] Cf. ÍDEM, 50.

[10] Cf. ÍDEM, 57.

[11] Cf. TRIGO, P., Cómo relacionarnos humanizadoramente. Relaciones humanes entre persones y en la Sociedad, Gumilla, Caracas 2012.

[12] Cf. ÍDEM, 46.

[13] Cf. AA.VV., Mensaje Capitular. Capítulo General de la Orden de la Merced, Roma 2010.

Comments ()
Domingo, 22 Septiembre 2013 20:35

Campaña Redentora 2013-2014

Campaña Redentora 2013-2014
Orden de la Merced en Argentina

Tu Libertad no tiene precio


NO a la Trata de personas


Definición:

La trata de personas es un delito transnacional que consiste en raptar, transportar, transferir o recibir a una persona mediante el uso de la fuerza, la coerción, el engaño o por otros medios, con el fin de explotarla. Todos los años, miles de hombres, mujeres, niños y niñas caen en manos de tratantes de personas, en su propio país y en el extranjero. La trata de personas afecta a todos los países del mundo ya sea como países de origen, de tránsito o de destino de las víctimas.

 

La trata de personas es una esclavitud - cautividad, por eso La Merced en Argentina convoca a toda la familia mercedaria en el mundo, y quienes estén interesados, a participar de la Campaña Redentora 2013-2014 “Tu libertad no tiene precio” contra la trata de personas.

 

Invitamos a participar y tomar conciencia de la trata de personas como una nueva cautividad que reclama a nuestro corazón de redentores/as.

 

Esta campaña quiere también que las personas puedan expresar su solidaridad haciendo una colaboración monetaria destinada a refugios para la asistencia a víctimas de trata.

 

Fundamentación

Con espíritu redentor podemos decir que la trata de personas es una nueva cautividad que atenta contra la dignidad y los derechos humanos, y por tanto, pone en peligro la fe de los hijos de Dios. La Orden de la Merced, con motivo de celebrar los 800 años de su fundación (1218-2018), y animada por este mismo espíritu redentor, confía a la Provincia Mercedaria Argentina la Campaña Anual en favor de las Víctimas de Trata de Personas (2013 – 23 de Septiembre – 2014): “Tu libertad no tiene precio”.

 

La finalidad de la Campaña Anual es animar y promover nuevos compromisos contra la trata de personas en toda la familia mercedaria.

 

Lo realizaremos mediante la sensibilización y concientización de agentes preventores sobre la problemática, con fuerte referencia a nuestra historia, identidad y carisma.

 

El objetivo anual de la recaudación de fondos es fortalecer casas de asistencia a víctimas de trata de personas en Argentina.

 

Etapas y objetivos

Primera etapa (2013 – 23 de septiembre – 2014)

Sensibilizar, concientizar y capacitar sobre el problema de la trata de personas a la familia mercedaria y potenciales agentes de prevención (jóvenes, padres, docentes, agentes sanitarios, de seguridad o transporte).

Promover la formación de laicos/religiosos mercedarios en el trabajo directo con la problemática de la trata de personas (en organizaciones religiosas y civiles).

Promocionar e informar sobre la recolección de fondos en la Orden de la Merced.

Analizar, reflexionar y orar sobre la trata de personas como una “nueva forma de cautividad” (COM 16) en la que estamos comprometidos por nuestro “cuarto voto” y “espíritu redentor” (COM 9).

 

Segunda etapa (al finalizar la recolección de fondos de la Campaña)

Asistir a víctimas de trata de personas y acompañar a poblaciones vulnerables a esta situación, con el fin promover sus derechos y plena autonomía.

 

La trata de personas como nueva cautividad

La trata de personas es una esclavitud contemporánea. Para la familia mercedaria es también una nueva forma de cautividad porque pone en peligro la fe de los cristianos.

 

Las víctimas de trata por explotación sexual pueden ser niños, niñas o mujeres adultas, que son reducidas a objeto de consumo sexual, y en donde la violencia de género alcanza su mayor expresión.

 

En la explotación laboral las víctimas pueden ser familias, grupos o etnias, y su fuerza de producción es reducida a ser un bien de comercialización.

 

El común denominador de la trata es la reducción de personas a objetos de comercio y consumo para sostener el sistema capitalista global. Y si no tomamos conciencia, podemos no visibilizar los rostros y situaciones de quienes sufren estas diversas formas de violencia y dominación física y simbólica.

 

Siguiendo los criterios de discernimiento de las nuevas formas de cautividad de la Constituciones de la Orden de la Merced N°16, y releyendo el Mensaje del último Capítulo General de la Orden, podemos decir que la trata de personas: 

1°) es opresora y degradante de la persona, ya que niega su libertad y reduce a mercancía su condición humana;

2°) es un crimen organizado transnacional opuesto al evangelio, que nace de principios materialistas (economicistas) en el actual sistema capitalista global;

3°) pone en peligro la fe de los cristianos porque es un atentado a la dignidad y derechos de todos los seres humanos como hijos de Dios,

4°) ofrece la posibilidad de ayudar, visitar y redimir a las personas que están en esta situación injusta, para salir del sometimiento y la servidumbre, aún a riesgo de su propia vida.

 

No podemos dudar que la trata y tráfico de personas es un campo propio de nuestra misión redentora.

 

 

Más información

Sitio oficial: credentora2014.merced.org.ar

Facebook: Tu Libertad no tiene precio

Twiter: @CRedentora2014

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Descargas:

- Documento de trabajo "Mercedarios y trata de personas como nueva cautividad"

- Manual de uso de isologotipo de la Campaña Redentora 2014

- Afiche - Banners redes sociales - Estampas - 

Comments ()
Martes, 25 Junio 2013 13:00

Himno Testigos de la Fe, Merced de Dios

 

19 mártires mercedarios de la Provincia Mercedaria de Aragón

Beatificación 13 de octubre de 2013 en Tarragona, ESPAÑA

 

TESTIGOS DE LA FE, MERCED DE DIOS

(cejilla traste I)

 

[INTRO] La Mi fa#m do#m Re sim Mi

 

La Mi fa#m do#m Re sim Mi

CHICAS- Sois la luz por haber querido ser testigos de la fe.

 

La Mi fa#m do#m Re sim Mi

CHICAS- Sois la sal por vivir la vida como ofrenda para Dios.

 

Re Mi fa#m do#m Re sim Mi

CHICOS- Sois la merced, que Dios quiso mostrar, para el odio vencer.

 

Re Mi fa#m do#m Re Re/Do#

CHICOS- Sois don y vida, testigos de un amor total,

 

sim sim/La

CHICAS- testigos de un amor total,

 

Sol Sol/Fa# Mi4 Mi

TODOS- de entrega martirial.

 

 

La Mi fa#m do#m Re sim Mi

MÁRTIRES DE LA MERCED, BONDAD DE DIOS, REFLEJO DE SU AMOR.

 

La Mi fa#m do#m Re sim Mi La

MÁRTIRES DE LA MERCED, SOIS LIBERTAD, PUES QUIEN SU VIDA DA, NUNCA LA PERDERÁ.

 

 

[INTRO]( La) Mi fa#m do#m Re sim Mi

 

 

La Mi fa#m do#m Re sim Mi

CHICAS- Sois la luz que al brillar nos marcará la senda para caminar.

 

La Mi fa#m do#m Re sim Mi

CHICAS- Sois la sal que al salar invita a dar la vida por los demás.

 

Re Mi fa#m do#m Re sim Mi

CHICOS- Sois la merced, que Dios quiso mostrar, para el odio vencer.

 

Re Mi fa#m do#m Re Re/Do#

CHICOS- Sois don y vida, testigos de un amor total,

 

sim sim/La

CHICAS- testigos de un amor total,

 

Sol Sol/Fa# Mi4 Mi

TODOS- de entrega martirial.

 

 

La Mi fa#m do#m Re sim Mi

MÁRTIRES DE LA MERCED, BONDAD DE DIOS, REFLEJO DE SU AMOR.

 

La Mi fa#m do#m Re sim Mi fa#m

MÁRTIRES DE LA MERCED, SOIS LIBERTAD, PUES QUIEN SU VIDA DA, NUNCA LA PERDERÁ.

 

 

(fa#m) fa#m/Mi

SOIS MÁRTIRES POR VUESTRO SÍ

 

Si/Re#

AL PROYECTO SALVADOR,

 

Re (Mi) fa#m

DE UN DIOS QUE SIGUE AMÁNDONOS.

 

fa#m/Mi

FAROS DE LA FE,

 

Si/Re#

DIECINUEVE NUEVAS LUCES

 

Re Mi4 (fa#m la 1º vez para repetir sección)

QUE EN EL CIELO BRILLAN HOY.

 

 

 

La Mi fa#m do#m Re sim Mi

MÁRTIRES DE LA MERCED, BONDAD DE DIOS, REFLEJO DE SU AMOR.

 

La Mi fa#m do#m Re sim Mi La

MÁRTIRES DE LA MERCED, SOIS LIBERTAD, PUES QUIEN SU VIDA DA, NUNCA LA PERDERÁ.

 

 

[FINAL] (La) Mi fa#m do#m Re sim Mi

 

NUNCA LA PERDERÁ.

 

La

NUNCA LA PERDERÁ.

 

 

 

Debajo de los comentarios, compartimos material  preparado por la Provincia Mercedaria de Aragón para su descarga.

Libro “19 palmas. Mártires de la Merced de Aragón en 1936”, el cual, ofrece una síntesis biográfica de los diecinueve mártires mercedarios que están pronto a ser beatificados.

Libro - folleto y estampa de los 19 mártires mercedarios de la Provincia de Aragón para orar por ellos y las vocaciones mercedarias.

Comments ()
Miércoles, 11 Septiembre 2013 13:44

Biografía Padre Mariano Alcalá (mártir mercedario)

Biografía Alcalá Pérez, P. Mariano (mártir mercedario)

 

Lugar de nacimiento: Andorra (Teruel)

Años nacimiento-defunción: 1867 - 1936

Causa de canonización de Mariano Alcalá Pérez y 18 compañeros, mercedarios

Fecha de la muerte: 15/09/1936

 

Maestro general de la Orden y maestro eximio de espiritualidad

Vino al mundo en Andorra, Teruel, el 11 de mayo de 1867, decimosegundo hijo de Tomás y Vicenta, que lo llevaba a la pila bautismal al día siguiente. Buen comienzo para una vida exquisitamente dedicada a Dios.

 

Constituyó el primer grupo que ingresó en El Olivar después de la Restauración, contando catorce años. En este convento tomó el hábito el 24 de septiembre de 1881, a las 9’30, de manos del padre Benito Rubio y ante el padre Antonio Lafuente; profesando los votos simples el 23 de mayo de 1883 ante los padres Benito, Lafuente y Fabián Lisbona. Ese mismo año cursó el primero de filosofía, accediendo a la teología en el curso 1886-1887. El 3 de junio de 1886 emitió los votos solemnes, ante los padres Clodomiro Henríquez, Juan Pascual y Bernardino Toledo. El 13 de octubre de 1887, cuando la reapertura del convento de Lérida, pasó allí con los demás coristas, siendo parte de la comunidad fundadora de este convento y, años más tarde, de los compradores de la fonda de San Luís para erigir el colegio.

 

Siendo diácono, el año 1888, el padre general Pedro Armengol Valenzuela, percatado de sus excelentes cualidades, lo llevó a Roma para terminar y perfeccionar sus estudios en la universidad Gregoriana y al mismo tiempo desempeñar alguna cátedra en la ilustración de los coristas del convento romano. Fue ordenado presbítero por el cardenal Lucido María Parocchii el 21 de diciembre de 1889 en San Juan de Letrán.

 

Cursados tres años de teología en la Gregoriana, fue mandado al convento de San Juan de Poyo, Pontevedra, para explicar filosofía a los coristas. Pasados dos años, le vino la conventualidad de Lérida; donde empezó a dedicarse a la predicación con más que regular aplauso, siendo bastante apreciado por el obispo, que lo nombró pro examinador diocesano. Estaba feliz cuando al general Valenzuela le plugo contrariarlo, destinándolo a San Ramón, convento recuperado por la Orden el 11 de julio de 1897. Mas, por lo que fuera, muy luego regresó a Lérida, ya que el 20 de agosto de 1897 participaba en la compra del edificio para colegio mercedario. Recuperada su actividad oratoria, lo vemos desplazándose a Guissona, Andorra, Madrid; dando ejercicios al clero en San Ramón en julio de 1902.

 

Y, cuando menos se lo podía esperar el 16 de julio de 1903 el padre general Valenzuela lo designó provincial, si bien ya llevaba un mes de vicario provincial. Regirá la provincia por ocho años seguidos, de los cuales los cuatro primeros tuvo la residencia en Lérida y los otros en Barcelona; pues el 22 de julio de 1907 el general Valenzuela le prorrogó el provincialato para cuatro años. Ese año en Lérida, el 21 de agosto, reunió un remedo de capítulo provincial para analizar la marcha de la provincia.

 

Promovido a obispo de San Carlos de Ancud el general Valenzuela y, quedando vacante la sede generalicia, la sagrada Congregación de Negocios eclesiásticos convocó elección de general de la Merced, mediante los votos de los padres provinciales y definidores, que llegaron en sobre sellado a la Congregación. Siendo el más sufragado nuestro padre Alcalá, el cardenal prefecto juzgó que él era el destinado para ocupar la principal dignidad de la Orden, proclamándolo el 3 de agosto de 1911 superior general, cargo del que se posesionó el 24 agosto; tomando por secretario al padre Francisco Gargallo. La hermana María de la Paz Vilaclara dice sobre este momento: edificaba sólo verlo, daba la impresión que fuese hombre de gran vida interior. Siempre recogido en sí, y el nombramiento de general le sorprendió como una bomba y lo tornó aún más humilde.

 

Cogía el timón de la Merced en momento de descontento e insatisfacción, a causa del prolongado gobierno, treinta y un años, del reverendísimo Valenzuela. Renacía la ilusión, pero de inmediato se encontró con una campaña ominosa del exgeneral; un sector de la Orden se le declaró opuesto, al pretender algunas reformas; los italianos se le cruzaron cuando pretendió reservar la casa generalicia para el gobierno general. Aunque le dio la razón el papa Pío X, surgieron más y más confrontaciones y acusaciones; para zanjarlas la santa Sede quiso intervenir por medio de un visitador apostólico; el padre Alcalá trabajó increíblemente por evitar tal sonrojo, y, no logrado, renunció al generalato el 9 de marzo de 1913. El 14 de marzo de 1914 el visitador apostólico instituyó vicario general al padre Inocencio López Santamaría. El 30 de abril de 1914 el padre Mariano pasó a San Ramón; el 4 de junio marchó a Barcelona; el 17 de agosto tornó a San Ramón; el 12 de septiembre residía en Barcelona.

 

Al respecto debo poner la declaración de sor María de la Merced Busquets, misionera esclava del Inmaculado Corazón de María, que lo tuvo director desde 1916, afirmando que todo él respiraba santidad, cuando lo conocí me imponía mucho respeto y no quería ir a confesarme con él, pero cuando lo nombraron confesor de la comunidad, cambié teniendo una confianza ilimitada en él. Trasmitía tranquilidad a las almas atormentadas. Fue muy perseguido hasta por los suyos y por otros, lo que soportó con paciencia y serenidad. Pío X le obligó a renunciar al generalato por acusaciones de sus hermanos de gobernar mal la Orden; esto lo sé porque me lo contaron los padres Cesáreo Fernández, Tomás Carbonell y otros. Era muy recto y no estando de acuerdo algunos religiosos, buscaron de suprimirlo. Después de haber bebido el cáliz de la amargura, volvió a España y pasando por Loreto, tuvo una visión de la Virgen, esto me lo contó otro padre; entonces le pregunté a él qué le había dicho la Virgen y me dijo: ¡Qué bella es la Virgen!, añadiendo cómo le había Ella manifestado que durante su generalato no se había condenado ningún mercedario.

 

La visión de Loreto también la testifica sor Margarita Vall, a la que profetizó que sería general de su instituto, las religiosas Misioneras Esclavas del Inmaculado Corazón de María. Profesaba –dice ella- una gran devoción al Ángel custodio, que lo liberó una vez del atropello de un vehículo, y a santa Teresita, a cuya canonización asistió; practicaba los ejercicios espirituales cada año en la cartuja Aula Dei, de Zaragoza.

 

En el capítulo provincial iniciado el 7 de agosto de 1915 no se halló, siendo así que tenía derecho; mas fue elegido segundo definidor. El 13 de octubre de 1915 formaba comunidad en Lérida, y aquí se estabiliza, haciendo frecuentes salidas, a Manresa, Andorra, San Ramón, Barcelona, San Hilario, Bilbao, Borges, Monzón, Jaca, Fraga, Barbastro, Zaragoza, para predicar, para confesar, para tomar las aguas en San Hilario de Sacalm. Pero su lugar preferido era el confesionario en su iglesia de la Merced, desde que se abría el templo hasta que no quedaba nadie, allí permanecía, casi siempre con una cola de penitentes. Si estando en casa, era llamado al confesionario, dejaba de inmediato lo que estaba haciendo, se ponía la estola y se prestaba para atender al penitente. Es que atraía a las almas por su unción, su sabiduría, su experiencia mística, su discreción, su rectitud, su delicadeza, su discernimiento. Fue director espiritual y consejero de prelados, visitador y confesor de muchas comunidades de religiosas, tanto que su confesionario estaba siempre rodeado de personas de todas clases y condiciones.

 

El padre Bienvenido Lahoz, que vivió muchos años con él, desde cuando era estudiante, lo define: devoto, serio, comedido en cuanto a la pureza, abierto a todas las formas de piedad, no de gran capacidad, recto en su modo de ser, sumamente delicado de conciencia. La gran tribulación de ser depuesto del generalato fue un acicate para no buscar otra cosa que a Dios. Muy dedicado al confesionario, tenía un gran prestigio de santidad y la comunicaba a sus penitentes; todos lo veneraban. No admitía bromas de doble significado. Era muy respetado. Todo rebela su gran santidad. Llevado de su devoción a santa Gema, hizo un viaje penosísimo de Roma a Luca, y en otra ocasión peregrinó a Paray-le-Monial.

 

El padre Jaime Monzón Sanz, aspirante entonces, lo recuerda del año 1915 religioso excelente, significativamente silencioso, modesto, retirado, valoradísimo director espiritual de numerosos sacerdotes, religiosas y seglares. Sor Maria de la Consolación Sanz, clarisa, afirma: Era una alma santa; tenía algo que no había encontrado en otro sacerdote; en la primera confesión ya me dijo que tenía vocación religiosa. Era severo consigo mismo y muy indulgente con los otros. Se hacía obedecer sin mandar.

 

En noviembre de 1919 partió para Roma, vocal del capítulo general, regresando en diciembre. En 12 de enero de 1920 presidió el capítulo provincial que tenía que celebrarse en San Ramón, según la convocatoria, pero por razón de mal tiempo se celebró en la ciudad de Lérida.

 

Desde 1920 va frecuentemente a Juneda, para confesar a las religiosas. El 31 de agosto revisaba sus actividades la comunidad, haciendo constar cómo el padre Alcalá ni servía para el colegio, ni para el postulantado, ni para el culto; sólo para el confesionario. Se comprende, pues vivía abstraído, en silencio y recogimiento, en la misa parecía una estatua, sin ni apercibirse de quién le ayudaba; vivía en un mundo distinto al de los demás, convirtió su celda en Tebaida. A su paso, cuando iba por la calle, la gente lo miraba embelesada: Ahí el santo de la Merced. Era un ángel, expresaría uno de la comunidad. Marcelina Esquerza puntualiza sobre este su halo: En el modo de celebrar la misa llamaba mucho la atención su recogimiento y devoción, lo mismo en las procesiones a que asistía, totalmente absorto en sus pensamientos.

 

María Ristol, que trató mucho al padre Mariano entre 1916 y 1928 en la Merced de Lérida, a la que él escribió veintisiete cartas de dirección espiritual, expresa: Creo que su vida y fama de santidad eran excepcionales. Una vez que supe que lo habían calumniado, se lo dije y noté en él una virtud extraordinaria, no quiso saber quién me lo había dicho, ni porqué motivo, se limitó a decir, “pobrecillos, recemos por ellos.” Era muy puntual en las cosas de la iglesia, tenía mucha paciencia, como pude constatar en varias ocasiones. Mis hijas, después de muchos años, reconocieron haber sido afortunadas de tener una formación distinta de otras y se nota en mil detalles. Cuando yo le decía que era como un ángel de la guarda para mí y los míos, me respondía que Dios hace las cosas como quiere y a veces se sirve de un mango de escoba para dirigir. No obstante los muchos años que nos dirigió espiritualmente a mí y a los míos nunca supo dónde vivíamos; me dijo en una ocasión que lo invité a bendecir y entronizar en mi vivienda el sagrado Corazón de Jesús, que él no iba nunca a casa privada, al final aceptó pero vino acompañado de un hermano lego. Era muy mortificado, discretísimo en todas las cosas como no he visto en otro. Una vez que le dije que era un santo, se molestó.

 

En julio de 1922 pasó por El Puig yendo a impartir ejercicios espirituales a las mercedarias de Málaga, Lorca y Madrid. El 13 de enero de 1923 estaba en Barcelona, como exgeneral, en el capítulo provincial, teniendo tres votos para provincial y saliendo primer definidor. En 1924 andaba achacoso, aunque en diciembre fue a Madrid para las fiestas de la beata Mariana de Jesús. En agosto de 1925 fungía de vicario provincial, por ausencia del provincial Alberto Barros, negándose a ratificar el cierre del colegio de Lérida. El 24 de julio de 1926 estaba en San Ramón participando en el capítulo provincial, en cuanto exgeneral, exprovincial y definidor, siendo escrutador y recibiendo seis votos para definidor, pero no los suficientes; por lo visto tenía en su contra a la propia comunidad ilerdense, que lo había demostrado con modos inadecuados, por eso el padre Inocencio López Santamaría, presidente capitular, exigió a los conventuales ilerdenses que diesen satisfacciones al padre Alcalá, supongo que por su apoyo a la continuación del colegio y sus limitaciones.

 

Ya se mueve poco, y si viaja es a tomar las aguas, a Barcelona o Zaragoza. El 22 de marzo de 1929 la santa Sede constituyó el gobierno provincial de Aragón, después de haber realizado una votación de sondeo; nuestro padre Alcalá fue señalado segundo definidor. El 24 de abril estaba en San Ramón, rindiendo obediencia al provincial designado por la santa Sede y asumiendo su cargo de definidor. En 1931 el padre Alcalá se proveyó de ropa seglar. El 4 de marzo de 1932 se resistía a la venta del edificio que fuera colegio ilerdense. El 29 de julio de ese mismo 1932 abrió el capítulo provincial en San Ramón, pues el precedente día 4 le vino el nombramiento de presidente capitular; fue designado definidor con todos los votos; a su propuesta se hizo la consagración de la Provincia al Corazón de Jesús. En 1935 tiene ausencias prolongadas en las aplicaciones de misas, frecuenta médicos, consume medicamentos; en febrero estuvo en trance de muerte por bronconeumonía y afección del corazón; se halló al capítulo provincial de San Ramón, desde el 3 al 8 de agosto, siendo escrutador, pero ya no le dieron ninguna responsabilidad.

 

Evidentemente en el padre Alcalá se ha ido produciendo un proceso de agotamiento físico, a la par que de purificación interior. En su correspondencia se hallan expresiones como ésta: quisiera que no os molestaseis por mí... ya sabéis que soy un pobre religioso… No os olvidéis de este pobre ministro, que aunque muy indigno del Señor, sólo tiene una aspiración: amar fervientemente al Señor santificando así su pobrecita alma. Las humillaciones, las contrariedades, las injusticias le han clavado en la cruz. Y hasta fue calumniado. No obstante que era delicadísimo y prudente en todo, singularmente en cuanto a la pureza, hasta el punto de preparar para la primera comunión a dos hermanitas de cuatro y seis años a través de la rejilla del confesionario, pasó por una de las pruebas más duras que puede soportar un religioso recto.

 

Lo cuenta la hermana Busquets: Fue gravemente calumniado. Supe por diversos conductos que una religiosa carmelita descalza de Lérida, Eva Valeta, había salido del convento con gran escándalo, encinta, y ella decía que había sido por causa del padre Mariano; pero no fue así, porque ella contrajo inmediatamente matrimonio con su cómplice, el carpintero que trabajaba en el convento, habiendo declarado explícitamente la inocencia del padre Mariano. Hablando de ésta con el Padre, me dijo “recemos por ella” Era confesor de las madres Carmelitas, y llevó toda esta cruz con mucha paciencia y resignación. También demostró mucha paciencia durante su permanencia en su convento de Lérida, porque algunos padres no lo respetaban como merecía. Siendo confesor ordinario de mi comunidad, advirtió a la madre general de ciertas irregularidades que venían sucediendo; viendo que no se le hacía caso y todo seguía igual, me obligó a recordar a la madre aquello que le había dicho y de que en caso contrario el instituto tendría una grave crisis: falta de vocaciones, algunas religiosas jóvenes se irían a otras órdenes más observantes y algunas morirían, esto ocurría en 1926; me predijo en 1929 las cruces, las penas, las enfermedades, los escrúpulos y lo mucho que me tocará sufrir, y todo se ha efectuado así.

 

Teresa Castelló lo conoció desde mayo de 1929, tomándolo por su director espiritual: Era religioso las veinticuatro horas del día, fray ejemplo, por su recogimiento y su mirada, imagen clara de la virtud, sobre todo de la fe, la esperanza y la caridad. Con la vida que llevaba, el martirio era la cosa más natural en aquellas circunstancias.

 

 Claro que era dechado de fortaleza, paciencia. Afrentado, perseguido, humillado, callaba siempre. Cuando iba a su pueblo, Andorra, los quince o veinte días de verano, se pasaba horas en la iglesia, paseaba con los sacerdotes y su sobrino Ángel. Todos lo admiraban por retirado, humilde, todos lo calificaban ejemplar y santo. Pedro Tomás Callizo agrega que era jovial en el trato.

 

Seguía en Lérida, cada día más achacoso, cuando el 8 de marzo de 1936 su sobrino Ángel, casado con Luisa, se lo llevó a Andorra para ver que recuperara la salud. Lo tuvieron en su hogar hasta después de 18 de julio. Ella atesta: Era un gran místico, y cuando le comunicamos el triunfo de la revolución, previendo lo que se veía venir, y algunos le manifestamos un cierto temor, dijo preparémonos a morir bien, si debiese ser el caso. Margarita Vall asevera cómo supo que murió con gran disposición de ánimo, sobre todo las veinticuatro últimas horas antes de morir, como si estuviese contento de ir a la muerte. A María Ristol le manifestó que la gracia de las gracias era el martirio y estaba alucinado por obtenerla, pero dudaba de ser digno.

 

Porque la casa de Ángel era peligrosa, como farmacia muy frecuentada por los rojos, lo llevaron a casa de su sobrina Vicenta Alcalá, que manifiesta: Aquí vivía como en el convento, se levantaba a la misma hora, dedicaba a la oración y a sus trabajos el mismo horario que en el convento; meditaba, leía, escribía cartas de dirección espiritual; hacía el tiempo de recreación conversando con la familia; celebraba diariamente la santa misa; a veces paseaba con los sacerdotes, que se embelesaban con su palabra. En el pueblo todos admiraban su bondad, su afabilidad, su delicadeza, nunca reprochaba nada a nadie, no se lamentaba de nada, mostraba una paciencia admirable. Mosén Rafael Galve observó cómo aunque estaba en el hogar de sus familiares, se le veía ensimismado en la presencia de Dios, en tal modo que parecía no oír cuando se habla del mundo, aunque fuesen cosas familiares, en cambio hablaba con entusiasmo y fervor de temas espirituales, sobre todo de las preferencias de su devoción, el Corazón de Jesús, el Espíritu santo, la Virgen, santa Teresita, santa Gema, el Ángel de la Guarda, y más aún gustaba de comentar de Roma y del Papa. Algunos días antes del martirio, pese a su vejez, aún manifestaba deseos de ir a Roma, para el capítulo general. Nunca jamás le vi hablando tú por tú con una mujer, prueba de cuánto estimaba su castidad.

 

Y sobrevino la Guerra civil, y con ella lo que esperaba, el martirio. Cuando se hablaba de los rojos decía: no hablemos, recemos. Su disposición era serena, esperando el cielo y consolando a sus familiares. El 26 de julio ya no pudo ir a la iglesia, por la inminencia de la llegada de los rojos. Quedó escondido en casa de sus sobrinos, de Ángel, primeramente, de Vicenta, después, que fueron conminados a presentar a su tío so pena de volar sus casas. El 26 de agosto tuvo que acudir al comité. Lo acompañaron ambos sobrinos; los facinerosos ni le dirigieron la palabra; lo menospreciaron; a ellos les prometieron interceder por su vida. Lo devolvieron porque lo vieron viejo y agotado, a la ida y al regreso fue rezando.

 

Vicente Aguilar nos habla de este trance: su disposición de ánimo era serena, pensando en el cielo; comunicaba esperanza a sus familiares; consolaba a los suyos que no perderían nada con su muerte.

 

Cuenta Vicenta: El 15 de septiembre, sobre las cinco y media de la tarde el comité me llamó para que acompañase a mi tío hasta allí, a fin de que el pueblo no se diese cuenta y se alarmara; rehusé categóricamente, pues me dijeron que aquella noche lo iban a matar. A las seis de la tarde, vino un pelotón a buscarlo; le avisé de que debía presentarse al comité y me rogó que lo acompañase, y acepté; luego de bajar unas gradas, se retornó a su habitación, compareciendo inmediatamente; a la puerta lo esperaban los milicianos, que me impidieron acompañarlo; lo llevaron a la casa consistorial donde estaba el comité. Él se entregó sin resistencia alguna, resignado ante los empellones y amenazas que le proferían, azuzado porque no podía andar a su ritmo. Pasados unos días de esto, pues estuve fuera, regresé obligada por el comité, entrando en la habitación que tuviera mi tío, encontré sobre la mesa su reloj y su rosario, que nos dejaba para recuerdo, pues eran dos objetos de su predilección, el reloj porque se lo había regalado su padre el día de la ordenación y el rosario por su devoción a la Virgen.

 

José Artigas sigue el relato: El día 15 sobre la seis de la tarde me avisaron que fuera con el camión a la plaza Nueva para cargar cebada. Una vez allí, vi todo ocupado por milicianos armados, me hicieron meter la parte trasera del camión frente a la entrada de la Casa consistorial, advirtiéndome que no dejase el volante. Entonces comenzaron a salir hacia el camión varios hombres, unos armados y otros maniatados. Me ordenaron tomar la carretera de Alcañíz, pero cuando llegamos al cementerio de Andorra, a los muros orientados hacia Alcañíz, me ordenaron pararme, porque iban a ser fusilados de inmediato, según lo que me dijeron los armados, todos los maniatados en el camión. Me encontraba angustiadísimo, adivinando lo que iba a suceder, retirándome un poco hacia la puerta del cementerio para no asistir a un acto tan terrible; mientras pasaba por la puerta trasera del camión, vi entre otros y reconocí al padre Mariano Alcalá, entre dos le ayudaron a bajar del camión, lo reconocí distintamente y cómo sus labios se movían fervorosamente; volví a observarlo y constaté nuevamente que estaba rezando muy fervorosamente. No vi más, pero percibí perfectamente y sin perder tiempo, los disparos, algún lamento y un ¡viva la Virgen del Pilar! Dos días después, oí decir que el padre Mariano había gritado ¡viva Cristo rey!, cosa que yo no oí, tal vez porque estaba a una cierta distancia o porque el padre Mariano tenía poca voz.

 

El padre Mariano ni se lamentó, ni suplicó, ni protestó; rezaba y expiró diciendo con voz queda ¡viva Cristo rey!, abrazado a su sobrino Ángel, que gritó Viva la Virgen del Pilar. Fue sepultado con los otros seis fusilados.

 

Así cayó aquel prócer y gran maestro espiritual.

 

Debajo de los comentarios, compartimos material  preparado por la Provincia Mercedaria de Aragón para su descarga.

Libro “19 palmas. Mártires de la Merced de Aragón en 1936”, el cual, ofrece una síntesis biográfica de los diecinueve mártires mercedarios que están pronto a ser beatificados.

Libro de de beatificación - folleto y estampa de los 19 mártires mercedarios de la Provincia de Aragón para orar por ellos y las vocaciones mercedarias.

Comments ()