< Volver
Miércoles, 14 Febrero 2018 00:00

INICIO DE LA CUARESMA

 

Con Cristo Redentor, María de la Merced y san Pedro Nolasco en fraternidad y servicio. 

 

Prot. 02/2018.

 

BENDICIONES EN ESTE AÑO DEL JUBILEO MERCEDARIO BUEN INICIO DE LA CUARESMA

  

Hermanos y Familia mercedaria, reciban mis saludos y bendiciones en este tiempo eclesial conmemorando los inicios del Año del Jubileo Mercedario.

 

A través de esta misiva, deseo expresar mi agradecimiento a cada uno de ustedes al unirse en oración entre los días 16 y 17 de enero, por todo lo acontecido en la ciudad de Roma, al celebrarse los “Actos de apertura del Jubileo”. Mi acción de gracias a Dios por el Mensaje que nos envió el Papa Francisco a toda la Orden y Familia mercedaria en el mundo, así mismo a la Penitenciaría Apostólica al concedernos la Indulgencia plenaria para todos los lugares de culto donde está presente nuestra Orden.

 

A nivel eclesial, deseo agradecer a los señores Cardenales, S.E.Rvdma. Monseñor: Gianfranco Ravasi, Presidente del Pontificio Consejo de la Cultura, y S.E.Rvdma. Monseñor: Angelo Amato, SDB., Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, quienes presidieron nuestros actos celebrativos en las sedes de la Parroquia de santa María de la Merced y san Adríán, mártir, y la Basílica Vaticana, donde registramos hermosos momentos de fraternidad y compartir mercedario con todas las autoridades invitadas, peregrinos, amistades, sacerdotes, religiosos y religiosas de la Orden, así como de diversas instituciones eclesiales y laicales que estuvieron presentes en el Acto cultural y la Eucaristía de Apertura jubilar.

 

Agradezco al P. Fr. Francesco Podda, Provincial de la Provincia Mercedaria Romana, y a la Comisión de trabajo, que en conjunto con los miembros de la Curia general supieron llevar adelante lo planificado durante los días mencionados. Gracias a todas las Superioras generales de la rama femenina mercedaria que se dieron cita a dicho evento, así como a todos los Superiores Provinciales, que nos acompañaron en diversos momentos fraternos; a quienes no pudieron venir, les agradezco por sus comunicaciones y oraciones personales a través de las redes sociales durante estos días de fiesta. A los Delegados provinciales que conforman la Comisión central del Jubileo y a las diversas Comisiones que en cada Provincia han hecho posible la apertura de la Puerta santa y las celebraciones iniciales de este acontecimiento, van mis saludos de animación para seguir adelante con los proyectos a desarrollarse durante el presente año, tan significativo para la Orden y la Iglesia.

 

Continuando con los agradecimientos, les comparto que durante estos primeros meses van llegando a mi despacho diversas comunicaciones y saludos de diversas personalidades e instituciones civiles y eclesiásticas, por el cual nos alegramos en el quehacer de cada día. Animados por el espíritu de san Pedro Nolasco, nuestro padre fundador y la agradable presencia de nuestra Madre de la Merced, les invito a seguir difundiendo La Merced en estos tiempos nuevos y que los 800 años de historia, memoria, tradición y evangelización en el camino redentor sea para la gloria de Dios y amor solidario por los cautivos del siglo XXI.

 

Puesto que ya se inicia el tiempo de la Cuaresma con la celebración del Miércoles de ceniza, les imparto mi bendición prefigurándoles un tiempo de paz, conversión y reconciliación con Dios, consigo mismo y los hermanos. Que el ayuno y las penitencias cuaresmales nos ayuden a crecer en santidad, a fortalecer la fe y a restablecer nuestro ánimo y espíritu evangelizador. Vivamos este tiempo litúrgico en clave de encarnación redentora para retomar las fuerzas en el camino y dirigirnos hacia la gracia, que el mismo Señor Jesús. Pidamos al Padre, al Hijo y al Espíritu santo que nos renueve cada día para tener la fuerza y el coraje de salir al encuentro de los hermanos más necesitados, especialmente por aquellos que se encuentran inmersos en las nuevas formas de cautividad (cf. COM 16).

 

Dios los bendiga, recordemos que somos polvo y en polvo nos convertiremos, nadie sabe ni el día ni la hora, para ello debemos estar vigilantes y preparados ¡Conviértanse y crean en el Evangelio! Buena Cuaresma para todos.

 

Roma, 14 de febrero del 2018, Año del Jubileo Mercedario, a los 800 Años de la fundación de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced.

 

En Fraternidad y servicio.

 

 

P. Fr. Juan Carlos Saavedra Lucho, O. de M.

 

Maestro general