< Volver
Jueves, 05 Julio 2018 00:00

MONSEÑOR ALBERTO VERA ARÉJULA O. de M. OBISPO DE NACALA (MOZAMBIQUE)

 

CRÓNICA DE LA TOMA DE POSESIÓN DE MONSEÑOR ALBERTO VERA ARÉJULA O. de M. COMO OBISPO DE NACALA (MOZAMBIQUE)

 

A las 8.45 horas del 1 de julio de 2018 dio comienzo la procesión de entrada en la celebración litúrgica de la toma de posesión de monseñor Alberto Vera, obispo de Nacala.

Presidió la celebración S. E. Rvdma. el nuncio apostólico en Mozambique monseñor Edgar Peña Parra. A su lado el anterior y primer obispo de Nacala S. E. Rvdma monseñor Germán Grachane C.M. Diez obispos acompañaban a monseñor Alberto Vera.  Entre ellos el arzobispo de Nampula metropolitana de Nacala; el arzobispo de Maputo y presidente de la Conferencia Episcopal de Mozambique monseñor Francisco Chimollo; el obispo de Xai Xai monseñor Lucio Andrice Muandula; más de 100 sacerdotes diocesanos y misioneros. También los religiosos mercedarios fr. Filipe Gabriel Congolo, fr. Alexandre Domingos Honwana y fr. Manuel Anglés llegado de Roma representando al Maestro general fr. Juan Carlos Saavedra Lucho.

Tomó la palabra el señor nuncio para saludar a la asamblea y pedir que se leyeran las letras apostólicas. Una vez leídas fueron presentadas a los obispos asistentes por el secretario de la nunciatura monseñor Cristiano Antoniutti.  El señor nuncio entregó a monseñor Alberto Vera el báculo signo del Buen Pastor y le invito a sentarse en la catedra episcopal signo del munus docendi, enseñar y predicar la palabra de Dios. También la entrega de la llave de la catedral de manos de su antecesor monseñor Germán; tras la cual se fundieron en un fuerte y afectuoso abrazo. Sentado en la catedra recibió la obediencia del cuerpo presbiteral representado por los sacerdotes diocesanos presentes; después las religiosas y un grupo representantes de los laicos.

 Una vez ya puesto en la presidencia se continuó la celebración como de costumbre en este domingo 13 del tiempo ordinario. Predicó el nuevo pastor diocesano. En su homilía gloso las lecturas proclamadas y el salmo que aplicó a su propia vida y misión. Un segundo aspecto que glosó fue la pregunta que se le formuló en su ordenación episcopal: ¿quieres consagrarte hasta la muerte en el ministerio episcopal.? Sí, quiero. Y este aspecto lo vinculó a su consagración mercedaria y el cuarto voto de redención, de dar la vida.

 Tras la comunión se leyeron algunos mensajes y también monseñor Alberto Vera agradeció en primer lugar a Dios, al papa Francisco, a los obispos presentes, a los sacerdotes y religiosas y tuvo palabras muy emotivas hacia la orden de la Merced, el maestro general y su provincia de Aragón que en el año 2000 se lanzó a la aventura misionera en Mozambique. Agradeció a las comunidades de Maputo y Xai Xai donde ha aprendido a ser buen pastor y a los obispos D. Lucio del que ha sido durante tres años auxiliar de Xai Xai y D. Germán su antecesor en Nacala de los que tanto ha aprendido.

A continuación, el canciller secretario del obispado leyó el acta de la toma de posesión e invitó a firmarla a monseñor Alberto Vera, nuncio apostólico, obispos concelebrantes y en nombre de la Orden de la Merced fr. Manuel Angles.

Eran las 13.30 cuando concluyó la celebración y obispos y sacerdotes acompañados por el pueblo fiel entre cantos gozosos regresaron a la casa del obispo donde se despojaron de las vestiduras litúrgicas y con los participantes en la celebración se dirigieron a la parroquia de San Juan Bautista donde continuaron dando gracias a Dios en torno a la mesa de la fraternidad

Fr. Manuel Anglés