novedades
Lunes, 18 Diciembre 2017

Feliz Navidad y un venturoso 2018

El Maestro general de la orden de la Merced y su Consejo les desean una feliz Navidad, en el recuerdo de la Encarnación del Hijo de Dios, y un venturoso año 20218, Año Jubilar Mercedario: 800 años de Merced.

Rvdmo. Fray Juan Carlos Saavedra Lucho O.deM.

Maestro General

Comments ()

Al Reverendísimo Padre Fray Juan Carlos SAAVEDRA LUCHO

Maestro General de la Orden de la

Bienaventurada María Virgen de la Merced

 

Vaticano, 6 de diciembre de 2017

Memoria de san Pedro Pascual

 

Querido Hermano:

 

Al acercarse la fecha en que la Orden de la Merced, y todos los que se unen a ella con lazos espirituales, recuerdan el octavo centenario de la fundación de la misma por san Pedro Nolasco, quiero unirme a ustedes en acción de gracias al Señor por todos los dones recibidos a lo largo de este tiempo. Deseo expresarles mi cercanía espiritual, animándoles a que esta circunstancia sirva para la renovación interior y para impulsar el carisma recibido, siguiendo el camino espiritual que Cristo Redentor les ha trazado.

 

El Señor se hace presente en nuestra vida mostrándonos todo su amor y nos anima a que le correspondamos con generosidad, siendo este el primer mandamiento del santo Pueblo de Dios: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas» (Dt 6,5). En preparación a este año jubilar ustedes han querido resaltar a tres protagonistas de su historia que pueden significar tres momentos de respuesta al amor de Dios. El primero es san Pedro Nolasco, considerado el fundador de la nueva comunidad y el depositario del carisma entregado por Dios. En esa vocación está el corazón y el tesoro de la Orden, pues tanto la tradición de la misma como la biografía de cada religioso se fundamentan en ese primer amor. En el rico patrimonio de la familia mercedaria, iniciado con los fundadores y enriquecido por los miembros de la comunidad que se han sucedido a lo largo de los siglos, se concitan todas las gracias espirituales y materiales que ustedes han recibido. Este depósito se hace expresión de una historia de amor que se enraíza en el pasado pero que sobre todo, se encarna en el presente y se abre al futuro, en los dones que el Espíritu sigue derramando hoy sobre cada uno de ustedes. No se puede amar lo que no se conoce (cf. SAN AGUSTÍN, Trinidad, X,II,4), por ello los animo a profundizar en ese cimiento puesto por Cristo y fuera del cual nada se puede construir, redescubriendo el primer amor de la Orden y de la propia vocación, para renovarlos continuamente.

 

El segundo protagonista en este tríptico es la Virgen Santa, Nuestra Señora de la Merced o, como también la llaman, del Remedio y de la Gracia en nuestras necesidades, que suplicamos a Dios y confiamos a su poderosa intercesión. En el original hebreo la expresión que traducimos «amarás al Señor con toda el alma» tiene el sentido de «hasta la última gota de nuestra sangre». Por eso, el ejemplo de María se identifica con el verso del «Shemá». Ella  se  proclama como  la  «esclava del  Señor»,  y  se  pone  en  camino «apresuradamente» (Lc 1,38-39), para llevar la buena noticia del reino a su prima Isabel. Es la respuesta de Dios al clamor del pueblo que espera la liberación (cf. Ex 3,7 y Lc 1,13). Así, es maestra de consagración a Dios y al pueblo, en la disponibilidad y el servicio, en la humildad y la sencillez de una vida oculta, totalmente entregada a Dios, en el silencio y en la oración. Es  un compromiso que  nos  evoca el sacrificio de  los  antiguos padres redentores, que se quedaban ellos mismos «en rehenes», como prenda de la libertad de los cautivos. Por ello, les ruego que este propósito de ser completamente suyos se refleje no sólo en las obras apostólicas de vanguardia, sino en el trabajo cotidiano y humilde de cada religioso, como también en los monasterios contemplativos que, con el silencio orante y el sacrificio escondido, sostienen maternalmente la vida de la Orden y de la Iglesia.

 

El tercer protagonista que completa el cuadro de la historia del Instituto es Cristo Redentor; en él damos un salto cualitativo, pues pasamos de los discípulos al Maestro. Como el joven rico, Jesús nos interpela con una pregunta que nos toca profundamente: ¿Quieres ser perfecto? (cf. Mt 19,21; 5,48). No vale un conocimiento teórico, ni siquiera una adhesión sincera a los preceptos de la Ley divina «desde la juventud» (Mc 10,20); sino que Jesús nos mira a los ojos y nos ama, pidiéndonos que lo dejemos todo por seguirle. El amor se aquilata en el fuego del riesgo, en la capacidad de poner sobre la mesa todas las cartas y de apostar fuerte, por esa esperanza que no defrauda.  Sin  embargo,  muchas  veces,  las  decisiones  personales  y comunitarias que más nos cuestan son la que afectan a nuestras pequeñas y, a veces, mundanas seguridades. Todos estamos llamados a vivir la alegría que brota del encuentro con Jesús, para vencer nuestro egoísmo, salir de nuestra propia comodidad y atrevernos a llegar a toda periferia que necesita la luz del Evangelio (cf. Exhort. Apost. Evangelii Gaudium, 20). Podemos responder al Señor con generosidad cuando experimentamos que somos amados por Dios a pesar de nuestro pecado y nuestra inconsistencia.

 

Queridos hermanos y hermanas: el Señor Jesús les mostrará un camino hermoso, por donde transitar con un espíritu renovado. Podrán hacer crecer el don recibido —personal y comunitariamente—, entregándolo y entregándose completamente, como el grano de trigo que si no muere no puede dar fruto (cf. Jn 12,24). Pido al Señor que les dé la fuerza para abandonar lo que les ata y asumir su cruz, de modo que dejando el manto y agarrando su camilla (Mc 10,50; 2,1-12) puedan seguirlo por el camino y habitar en su casa por siempre.

 

Por favor, les ruego que no dejen de rezar por mí. Que Jesús bendiga a todos los miembros de la Orden y de la entera familia mercedaria, y la Virgen Santa los cuide.

 

Fraternalmente,

 

Francisco 

L.S.

 

Noticias relacionadas: somosmerced.com

Comments ()
Domingo, 24 Septiembre 2017

Campaña Redentora 2017-2018

Campaña Redentora de la Orden de la Merced 2017-2018

Proyecto de casa de acogida para familiares de personas privadas de la libertad.

Provincia Mercedaria de Quito

www.mercedarios.ec

Comments ()
Viernes, 15 Septiembre 2017

MES DE SETIEMBRE: MES DE MERCEDES

Con Cristo Redentor, María de la Merced y san Pedro Nolasco en fraternidad y servicio.

 

Prot. 45/2017

 

MES DE SETIEMBRE: MES DE MERCEDES

 

PP. Superiores Provinciales,

 

Religiosos de la Orden y Familia Mercedaria.

Presente.-

  

Hermanos: en estos días festivos, al celebrar la Novena y Solemnidad de nuestra santísima Madre de la Merced, entre los días 15 al 24 del presente mes, tenemos que estar alegres por todo lo que significa encarnar nuestro ser mercedario de mente y corazón.

 

Leyendo el libro del P. Fr. Pedro Armengol Valenzuela, titulado “El mercedario instruido en los deberes de su estado”, que data del año 1899, el ex Maestro general nos preguntaba lo siguiente: ¿Cuál es el deber de los mercedarios para con su excelsa Madre? Desde ya, cada uno de nosotros tenemos una variedad de respuestas; puesto que, al vivir cada día la profesión de los consejos evangélicos y el cuarto voto de redención, reconocemos a nuestra Madre, la Virgen de la Merced, como aquella persona, joven, mujer, virgen, Madre de Dios y Madre de la Iglesia, quien con su infinita merced nos conduce al camino de su Hijo Jesús.

 

Que este mes de Mercedes, unido al Año de Cristo Redentor, como tiempo de preparación hacia los 800 Años de la fundación de nuestra Orden, tengamos la capacidad de hacer una relectura del evangelio de la libertad para reconocer la persona de la Virgen María en su rol materno-espiritual entre la vida de los fieles.

 

Sabemos que para todo mercedario, la devoción a María es una obligación inherente a su misma profesión religiosa; por tal motivo, debemos amar a María por todo lo que ha significado su participación en la obra de la redención. De esta manera, los invito a vivir este tiempo con profunda fe, encarnando la esperanza de aquella Mujer y Madre redentora que supo aceptar los designios de Dios en su propia vida.

 

Les auguro una buena fiesta mercedaria, de acuerdo a las diversas manifestaciones de fe, esperanza y caridad que intensifican la piedad y la religiosidad popular de nuestros pueblos. Que los gozos recitados a la Madre de mercedes, los cantos y las flores a María sean expresión del colorido amor de los hijos para con su Madre del cielo, que las ofrendas de uvas y pan se conviertan en verdaderas eucaristías, signo y reflejo del amor de Jesús para los más necesitados, que las procesiones de la Virgen sean una teología del camino hecho bendición, que las antorchas en las manos de los niños, jóvenes, adultos y ancianos iluminen la vida de las familias que continuamente claman redención. Oh Madre de la Merced, asístenos siempre; ¡Tú eres la gloria de Jerusalén, tú la alegría de Israel, tú el orgullo de nuestra raza!

 

A través de estas líneas, les invito a ver el mundo con ojos mercedarios, de caridad y redención, que reflejen el amor de Jesús resucitado. Hermanos, sean signos de Anunciación, Encarnación y Visitación, sean profetas para nuestro tiempo; por ello, cuando los fieles los visiten en las basílicas, santuarios, templos, capillas y ermitas dedicadas a nuestra Madre, les recomiendo que se unan en oración, recen por los más necesitados, especialmente por los cautivos que son los destinatarios de nuestro carisma, digan siempre: “Virgen Madre de Mercedes, Reina de cielos y tierra; en la vida y en la muerte, ampáranos Madre nuestra”.

 

Que todos nuestros templos, comunidades y casas mercedarias sean continuos lugares de peregrinación, interactúen con los fieles, sean solícitos a la vida sacramental, reconcilien a los pecadores, celebren con gozo las eucaristías, de manera especial unidos a los niños que por la primera vez reciben a Jesús celebrando la Primera comunión durante este mes; catequicen y visiten con palabras del evangelio, difundan la Misa Sabatina, el Cuarto Sábado, el amor al Escapulario de nuestra Madre, motiven los rezos de la Novena, las Vísperas, la Verbena y la gran Solemnidad, que los templos sean verdaderos lugares de promoción vocacional a la vida religiosa y sacerdotal, que nuestros espacios eucarísticos y de oración respiren aires de santidad, promocionen el fervor a la santísima Madre de la misericordia y nunca se olviden que, Ella es Madre nuestra, por eso la veneramos, la queremos, la amamos, nos consagramos y difundimos su culto y devoción.

 

Personalmente, celebro el inicio de la Novena en la Basílica de la Merced de Lima, las Vísperas en la comunidad de Huacho unido a la Consagración de los alumnos del quinto de secundaria y el día 24 estaré en las instalaciones de la comunidad educativa de Ate, celebrando los 100 Años de nuestro querido colegio. Después de mi vuelta a la ciudad de Roma, durante el mes de octubre estaré realizando la Visita canónica a las comunidades de la Provincia de Aragón situadas en España. Muchos éxitos para todos ustedes.

 

Con la misión que nuestra Orden con la Iglesia siga admirando y ensalzando a María unida al lazo indisoluble su Hijo, junto a la oración de todo el pueblo de Dios y los misioneros, me despido de ustedes enviándoles mi bendición y abrazo fraterno.

 

Lima, 15 de setiembre del año del Señor 2017, a los 799 años de la Fundación de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced.

 

 

P. Fr. Juan Carlos Saavedra Lucho, O. de M.

 Maestro general

Comments ()

 

Con Cristo Redentor, María de la Merced y san Pedro Nolasco en fraternidad y servicio.

 

Prot. 40/2017

 

FELICES FIESTAS 

DE LA FUNDACIÓN DE LA ORDEN

 

PP.  Provinciales, Religiosos de la Orden y Familia Mercedaria.

Presente.-

  

Estimados hermanos y familia mercedaria:

 

Desde estas tierras cubanas, visitando las comunidades de La Habana y Camagüey van mis saludos para todos ustedes en este día de la Fundación de nuestra Orden de la Merced. Día especial, histórico y de compromiso liberador al recordar la figura de nuestro fundador san Pedro Nolasco, quien inició la obra redentora mercedaria el 10 de agosto de 1218, en Barcelona, España.

 

Con alegría y expresiones de fraterna hospitalidad les comparto que en días anteriores pude vivir los actos culturales-celebrativos clausurando los 400 Años de la erección canónica de la Provincia Mercedaria de México; así mismo la visita canónica a las comunidades que integran la Vicaría de Honduras, situadas en las zonas de Comayagua, La Paz, san Matías y Tegucigalpa han marcado en mi itinerario de visitas una serie de momentos agradables al compartir el carisma y la espiritualidad entre los frailes y el pueblo de Dios. Expreso también mi acción de gracias a Dios al celebrar la eucaristía el día 2 de agosto, en Valle de Santiago, presidiendo la ceremonia de ingreso y profesión de los novicios mexicanos. Por estos y otros momentos de fraternidad digo gracias a todos los religiosos por la disponibilidad y el servicio que realizan cada día en torno a sus comunidades de evangelización, tan comprometidas con los privados de libertad y de aquellos que se encuentran en zonas urbanas y rurales luchando contra la pobreza material y espiritual.

 

Entre estas experiencias de vida comunitaria, agradezco a todos los religiosos, religiosas y laicos que me hicieron llegar sus saludos, el día 6, domingo de la Transfiguración, recordando mis 22 años de mi Ordenación sacerdotal. El mismo día, celebramos en la Parroquia mercedaria de Jesús del Monte, en la Habana-Cuba, el sacramento de la Confirmación de algunos fieles, presidido por el Arzobispo de la ciudad, Monseñor Juan de la Caridad Rodríguez. De esta manera, nuestro sector parroquial se vistió de gala con un momento cultural de arte lírico cubano.

 

Felicidades en este día de la Fundación de la Orden, que sea un verdadero encuentro con los hermanos, donde renovemos los votos religiosos y sigamos comprometiéndonos a ser signos visibles de Dios en la tierra. Estoy seguro que siendo aún buenas semillas para la siembra seguiremos siendo referentes para los cautivos de hoy. Que la cercanía de los 800 años de vida institucional que celebraremos durante el año 2018 sea un motivo de preparación para difundir nuestro ser y quehacer mercedario en el mundo.

 

Les participo que la Curia General en coordinación con la Provincia Romana estamos consolidando los Actos de Apertura del Jubileo Mercedario, que se iniciará en la ciudad de Roma, tal como lo habíamos previsto con la Comisión preparatoria del Jubileo desde el año 2011 en adelante. Para ello, durante el día 16 de enero, está previsto un Acto cultural con la participación del Cardenal Gianfranco Ravassi, y el día 17 celebraremos en el Altar de la Cátedra, de la Basílica de san Pedro, la eucaristía presidida por el Cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga. De esta manera, iniciaremos los actos celebrativos del Jubileo La Merced: 800 Años, que después se unirán a los esfuerzos de las Provincias para celebrar diversos actos conmemorativos, como el 10 de agosto, día fundacional de la Orden; así como las fiestas de setiembre en Barcelona, promovidos por la Provincia Mercedaria de Aragón, España, y las actividades de Clausura, que viene preparando la Provincia del Perú, para el día de 17 de enero del 2019.

 

Unidos en la oración y el compromiso misionero mercedario me despido de todos ustedes con un abrazo de fraternidad y servicio.

 

Camagüey, 10 de agosto del 2017, a los 799 años de la Fundación de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced.

 

 

P. Fr. Juan Carlos Saavedra Lucho, O. de M.

 

Maestro general

Comments ()

Con Cristo Redentor, María de la Merced y san Pedro Nolasco en fraternidad y servicio.

 

Prot. 39/2017 

 

PALABRAS Y ACCIÓN DE GRACIAS

ENTRE LOS ACTOS CONMEMORATIVOS DE CLAUSURA

POR LOS 400 AÑOS DE ERECCIÓN CANÓNICA DE LA PROVINCIA DE MÉXICO

 

 P. Fr. Jesús Luja Pérez, Provincial, 

Religiosos de la Provincia Mercedaria de México, y

Familia mercedaria.

 

Presente.-

  

Estimados hermanos y familia mercedaria:

 

Con el Prot. n. 20, con fecha del 3 de junio del 2016, saludaba a todos ustedes religiosos de la Provincia de México, por los actos de inauguración que se iniciaban al celebrarse los 400 años de la erección canónica de la Provincia de la Visitación de Nuestra Señora de la Merced, acaecida el 3 de junio de 1616, según lo establecido en el Decreto Apostólico de aquél entonces, que tuvo su ejecución por parte del Real Patronato el día 15 de junio de 1616, siendo Maestro general, el Rmo. P. Fr. Francisco de Rivera, quien dispone lo necesario, el 30 de setiembre del mismo año, después del proceso documentario llega a la Nueva España la disposición y por ende la ejecución de la referida erección canónica con fecha del 11 de julio de 1617.

 

 

Como advertía el P. Provincial, en su circular n. 5, del 15 de junio de 2015, con la precisión histórica proporcionada por el P. Fr. Juan Manuel Hernández Rodríguez, cronista provincial, acerca de este evento jubilar, manifestaba que ante estos datos: Demos gracias a Dios por el regalo de nuestra Provincia Mercedaria Mexicana, por el amor abundante que mediante ella ha derramado en nuestras tierras, por nuestra vocación religiosa mercedaria; a la vez, añadía que bíblicamente el Año jubilar es hacer experiencia intensa de misericordia divina, que reconcilia al hombre con Dios y a los hombres entre ellos (cf. Boletín provincial, enero-junio 2015, 30).

 

 

En este sentido, con la fuerza de la Santísima Trinidad y los esfuerzos de los frailes, se ha venido viviendo este tiempo de gracia en la Orden de la Merced, la cual se regocija por este centenario de la vida canónica de la Provincia. Como se ha percibido, durante este año se han planificado, organizado y realizado varias iniciativas para hacer visible la presencia histórica y aún actuante de los mercedarios al servicio de la Iglesia y del pueblo de Dios en tierras de evangelización mejicana.

 

Como el salmista que eleva su oración a Dios, expreso mi acción de gracias por todos los religiosos que tuvieron el coraje de la fe de llevar adelante esta obra mercedaria en las diversas etapas de evangelización, pido al Señor por todos los que abrazaron el hábito mercedario y descansan en paz; aún más, mi oración por todos ustedes hermanos que hoy y mañana tienen laresponsabilidad de ser Merced de Dios para los hombres de buena voluntad, también me uno en oración por las monjas y religiosas mercedarias, y por los laicos comprometidos en favor de los cautivos que claman libertad. A todos ustedes, gracias infinitas por todo el quehacer continuo y solidario por la causa de los más pobres y necesitados de nuestros pueblos y por llevar adelante el ejercicio de nuestro carisma redentor con signos de promoción de la dignidad humana. Que todos sus esfuerzos sean recompensados por el Dios de la gloria quien sabe en su interior la generosidad y disponibilidad de ustedes para hacer presente la gesta de san Pedro Nolasco, nuestro fundador, en cada una de las zonas misioneras, esparcidas en tierras de México, Estados Unidos de Norteamérica, Honduras y Cuba.

 

 

Como bien saben, la Orden de la Merced, en los últimos años está en camino de preparación hacia el Jubileo La Merced: 800 Años, puesto que celebraremos el próximo año ocho siglos de existencia al haber sido fundados por Pedro Nolasco, un 10 de agosto de 1218. Por tal motivo, la fiesta continúa, desde que se aperturó el trienio de preparación que fue dedicado a nuestro fundador el año 2015, a María de la Merced, nuestra Madre, el año 2016 y de Cristo Redentor que seguimos celebrando este año 2017. Recordando la Confirmación Pontificia de la Orden, ocurrida el 17 de enero de 1235, en Perugia, Italia, el día 17 de enero del 2018 se apertura el Año del Jubileo en Roma, Italia, se fortalecerán los acontecimientos en Barcelona, España, en el mes de setiembre y el 17 de enero del 2019 se clausura el Jubileo en la ciudad de Lima, Perú. Lugares y fechas a la cual están invitados todos los que deseen participar, así como a los diversos actos que promoverán las nueve Provincias mercedarias esparcidas por el mundo.

 

Por todo ello, viviendo este tiempo de fiesta fraterna y familiar con huellas de Merced liberadora, alegrémonos en el Señor al celebrar estos actos culturales y de clausura por los 400 años de la erección canónica de nuestra hermana Provincia de México.

 

Que el evangelio de la libertad en clave de Visitación de la Virgen a la casa de Zacarías e Isabel sea el signo de salida y encuentro aceptando la voluntad de Dios en nuestras vidas. Que nuestro ser mercedario afianzado en el seguimiento y la disponibilidad de ser libres para visitar, servir y liberar nos permita seguir encarnando la vida del Redentor en este siglo XXI. Que estos 400 años de la Provincia sea un nuevo Pentecostés para seguir renovándose en la fe y el compromiso cristiano entonando el canto del Magnificat entre los potentes y humildes del Señor.

 

Bajo el amparo y la merced de María, con júbilo y gozo les imparto mi bendición.

 

Ciudad de México, 12 de julio del año del Señor 2017, a los 799 años de la Fundación de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced.

 

 P. Fr. Juan Carlos Saavedra Lucho, O. de M. 

Maestro general

Comments ()